ABORDAJE INTEGRAL EN EL EMBARAZO


¿ QUE DEBEMOS TENER EN CUENTA AL QUEDARNOS EMBARAZADAS Y QUE ES LO QUE DEBEMOS HACER PARA PASAR ESTA ETAPA EN LAS MEJORES CONDICIONES ?

El embarazo es una situación fisiológica transitoria que se acompaña de una serie de modificaciones en el organismo de la mujer (cambios en el volumen corporal, sistemas cardiovascular, respiratorio, musculoesquelético y endocrinológico) que limitan la movilidad y condicionan el nivel de actividad física en los últimos meses de la gestación.

En lo que a nuestra profesión nos concierne vamos a introducirnos en el sistema musculoesquelético, aunque modificando este sistema también repercutirá en los otros sistemas.

Vamos así, a explicar, punto por punto estas modificaciones y que es lo que podemos hacer para mejorar las repercusiones de estas.

MODIFICACIONES MUSCULOESQUELÉTICAS

-Hiperlaxitud ligamentosa ( ligamentos relajados y flojos) por aumento en la secreción de la hormona relaxina, con especial repercusión en las articulaciones pelvianas (sacroiliaca, sacrococcigea y púbica).

En este caso nuestra misión va a ser proporcionar una estabilidad a nivel articular y sobre todo pelviana reforzando nuestra faja abdomino-pélvica y lumbar, a través de ejercicios centrados en el core sobre todo en el músculo transverso del abdomen, también ejercicios respiratorios para actuar sobre el diafragma que se va a elevar por el cambio dentro del espacio intrabdominal y como no ejercicios de tonificación específicos del suelo pélvico.

-Incremento de peso entre un 10-25% que puede ocasionar sobrecargas articulares múltiples, más acentuada en rodillas.

En este punto lo mejor es llevar un control alimentario por parte de un especialista, por el hecho que puede ser que necesitemos suplementación por carencias en vitaminas, hierro, sales….etc.

-Adaptación postural secundaria al mayor tamaño y diferente orientación del útero: desplazamiento del centro de gravedad hacia atrás sobre los miembros inferiores, aumento de la lordosis de la columna (curvadura de convexidad anterior), sobrecarga lumbar y en el 3º trimestre aumento de la base de sustentación.

En este punto vamos a centrarnos más porque es el origen de muchas lumbalgias o lumbociáticas durante el embarazo, además de problemas circulatorios en miembros inferiores.

Primero os queremos ilustrar con una imagen el cambio a nivel postural.

Como podéis ver la carga en el abdomen con lleva a que nuestro centro de gravedad se deslize hacia anterior y en compensación la parte superior se va hacia atrás para compensar.

Esto como veis nos lleva a un aumento de la hiperlordosis lumbar, con lo que las carillas articulares (punto donde articulan las vértebras lumbares) se ven sometidas a más presión, lo cual nos puede hacer sentir dolor a nivel lumbar.